Empezando 2017

Quizás tendría muchas razones para quejarme, por ejemplo que la persona que convive conmigo es una insoportable, quizá que maneja la hipocresía a nivel PROFESIONAL, o talves que estoy perdiendo mi salud y ganas de vivir por falta de PAZ.

Talves son muy buenas razones y valederas, pero existen muchas más para minimizar estos hechos que están latentes en mi vida y los cuales tendré que ignorar para tener la fortaleza de salir adelante por motivos mucho más importantes.

Mis cachorritos, mi princesa y mi campeón, un suspiro escapa de mi ser el escribir estas frases, nunca me habia sonado tan posesivo la frase MIS, sin embargo hoy en día puedo decir que ese criterio ha cambiado. Soñaba con tener mis herederos para transmitirles todo lo que he aprendido en mi vida, por donde mis padres han guiado mis pasos los cuales en muchas ocasiones estaba en desacuerdo. Pero hoy en día cada palabra de mi familia (hermanos y padres) cae en buena tierra para razonarlo y hacerlo parte de mi diario vivir.

Si tan solo fuésemos buenos escuchas cada vez que nuestros padres con su sexto sentido te dicen que algo no te conviene, te puedo decir que aunque parezca que es un acto de egoísmo al final resultan teniendo la razón, pero muchas veces cuando ya es tarde intentamos entrar en razón y estar de acuerdo con ellos, cuando ya has tomado una decisión que ha marcado tu vida.

Cada día pienso en el futuro de mis hijos y como educarlos para que sean buenos seres humanos, aprender junto a ellos para ver reflejadas mis debilidades y mis virtudes frente a una segunda oportunidad de la vida, pero viendo las cosas desde una perspectiva diferente, como un espectador.

Ver sus sonrisas, sus alientos de vida, su aprendizaje, su crecimiento, son momentos inmemorables que apocan lo malo de esta vida, alivian las noches sin dormir, la impotencia, la intolerancia, la paciencia, esos gestos de ternura permiten experimentar el amor que quizas nunca conseguí en una mujer, o que lo ignore por estar pendiente de mis ganas de vivir, de hacer notar mi presencia, de ser importante.

Ese amor que me permitiría recordarlo cada vez que tuviese enfrentamientos acerca de costumbres o hábitos para vivir en pareja, esos momentos de locura que me fueron esquivos con la madre de mis hijos, con quien no recuerdo que haya tenido momentos de felicidad que recuerde con facilidad. Una lección de Dios para mostrarme que la pasión mata el amor, la lujuria la sinceridad de estar verdaderamente con alguien.

Queda mucho por vivir, y tan poco a la vez, pero siento que ahora con más ganas que nunca porque tengo mis pequeños motores que mueven mi mundo y me enfrentan conmigo mismo para notar mis defectos con quienes no tienen culpa alguna, con quienes son inocentes, con quienes me han robado el corazón, me debo a mis dos pequeños retoños, mis amados hijos.

La vida es ahora, todo esta sucediendo mientras experimento lo bueno y lo malo de vivir, ahora es cuestión de disfrutar de mis hijos.

Anuncios